Fallas;  de los muebles y enseres gastados a una tradición Patrimonio de la Humanidad

Fallas;  de los muebles y enseres gastados a una tradición Patrimonio de la Humanidad

 

Hoy, desde Naranjas Martirinas, queremos compartir con vosotros el origen, transformación y esencia de las Fallas desde el corazón de todos los valencianos y quienes nos visitan durante estas fiestas. Una explosión de música, alegría, flores, color, ruido, creatividad y devoción de las que es difícil no contagiarse. 

Fallas: de los muebles y enseres gastados a una tradición Patrimonio de la Humanidad

Año tras año las Fallas nos sorprenden con una visión global y local de los acontecimientos más relevantes del año. Las Fallas de Valencia,declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2016; hunden sus raíces en la festividad en honor a Sant Josep, patrón del gremio del fusters o carpinteros. Tal día como hoy, els fusters (los carpinteros) sacaban sus enseres gastados, rotos, muebles olvidados y otros objetos a  las puertas de las carpinterías y levantaban hogueras en plazas y calles. La palabra Falla significaría hoguera o antorcha, en Valenciano antiguo y  es que el fuego como elemento festivo y purificador ha sido una constante humana desde el inicio de los tiempos.

Una explosión de creatividad y arte para entrar en primavera y despedir el año con un toque de sátira

Las Fallas coinciden con la llegada de la primavera y el nacimiento de algo nuevo o la transformación hacia algo mejor. El despertar primaveral asociado a la hospitalidad y a la generosidad también se celebra en algunas ciudades sicilianas,  allí en honor a San Giuseppe se organiza la Tavolate di San Giuseppe, se festeja disponiendo viandas típicas locales tanto dulces y saladas e invitando a vecinos y visitantes a degustarlos.

La mayor muestra de arte efímero de un pueblo y una explosión de música, devoción y alegría en cada calle

Y las Fallas 2018 llegan ya  a su apogeo esta noche, la nit de la Cremà. Los especialistas en arte, definen a las Fallas como la mayor muestra de arte efímero planetario. Son comunicación del sentir de un pueblo, arte popular y vivo. Las Fallas son sinónimo de tradición y de crítica humorística a veces,  amable, otras ácidas, que queda plasmada en los ninots y els versets siempre ingeniosos y divertidos. En torno a los monumentos de cartón piedra, sufragados por los falleros,tiene lugar pasacalles, desfiles, mascletaes,  la ofrenda a la Virgen de Los Desamparados, fuegos artificiales, la Gran Nit del Foc, verbenas, concurso de paellas…La mejor manera de vivir la emoción de las Fallas y el calor de la germanor es estar dentro de una comisión fallera. Otra de las palabras típicas de las Fallas, es sin duda,  la germanor, el sentimiento de estar unidos por y para las Fallas.

Un buen día de Fallas: un día non-stop de la Despertà a la Nit del Foc

Como todas las festividades, la gastronomía, es una parte central de la fiesta, y un buen día fallero siempre empieza con un glorioso chocolate con buñuelos de calabaza bien esponjosos. Llenos de energía, es el momento idóneo para visitar las Fallas de categoría especial, ataviados con el mocador  faller y el blusón. La hora del aperitivo fallero, siempre llega antes de la Mascletà, un vermut artesanal, cacaus (cacahuetes) de collaret, coca de titaina y salazones, puede ser un buen esmorzaret. El plato fuerte del día, es sin duda, la creación de una auténtica paella valenciana. A leña, a la intemperie y siguiendo el recetario tradicional de L’ Horta. A media tarde se puede disfrutar de la emotiva ofrenda floral a la virgen y contemplar el espectáculo de brocados y telas multicolores, de los trajes de fallera. Sin duda, el peinado fallero, es el icono por excelencia de las Fallas. Sus moños laterales trenzados entroncan con el llamativo estilismo de maravillosa Dama de Elche. Antes de cenar, por qué no compartir una jarra de Agua de Valencia, elaborado con el mejor zumos de naranjas valencianas. Valencia está repleta de  joyas culinarias de gran calidad y en cualquiera de los barrios más trendy es posible cenar por precios razonables.

Y con la última noche llega la Cremà donde todo renace de nuevo de las cenizas

Llegan las doce de la noche y es hora de mirar a las estrellas de pólvora, sus colores y escuchar sus sonidos.Es el momento de guardar estos instantes en el alma del viajero. La noche más emotiva es La Cremà, las llamas finalmente han purificado la ciudad. Como cada año, en esta noche mágica, todo renacerá de las cenizas. Como se dice por aquí, Valencia se prepara ya para las Fallas 2019. ¡Esperemos que hayáis disfrutado con este artículo y conozcáis más de cerca cómo se viven estas fiestas en nuestra tierra! 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *