«Vall digna per a un monestir de la vostra religió» & Paella d’Hivern

«Vall digna per a un monestir de la vostra religió» & Paella d’Hivern

Hola citrus lovers! Os proponemos una gastroruta TOP en familia o con amigos; ponemos el rumbo al Monestir de Simat de La Valldigna con parada culinaria en la población de Barx, para degustar una de las mejores paellas a leña que recuerdo haber tomado en mi vida  la Paella d’Hivern del restaurante Puigmola. Restaurante ubicado en la mismísima ladera de la montaña!

Existen lugares mágicos muy cerca de ti, edificios donde habita el silencio y la calma, la paz y naturaleza. Son lugares en los que podrías pasar horas escuchando el correr del agua, contemplando cielos inmenso y valles dignos del apelativo” Vall Digna “. Lugares para contemplar, meditar y agradecer la belleza de paisajes frondosos y vergeles mediterráneos. Vale la pena, y resulta muy sanador agendar momentos para el disfrute con y en la naturaleza, es más, recientemente se ha conocido la noticia de que en Escocia los médicos recetan paseos, estancias activas o de reposo en la naturaleza, por su gran valor terapéutico. Otra receta, esta vez culinaria y  muy valenciana, es la paella, esta vez la paella d’hivern, una variedad de la paella Valenciana típica de las comarcas centrales de La Safor, La Ribera Baixa, La Costera y La Marina, cuyos ingredientes estrella son les faves y les carxofes y les pilotes o mandonguilles, de ahí su color más oscuro. Si existe una paella invernal también tiene que existir la d’estiu, donde las habas y las alcachofas se sustituyen por les albergínies berenjenas.

Os contamos ahora algunas notas culturales sobre este maravilloso Monasterio De Simat de la Valldigna, adquirido por la Generalitat Valenciana en  2003, y que se enmarca dentro de dos grandes rutas de gran valor ecológico e histórico.  La Ruta de los  Monasterios, itinerario turístico que une los monasterios de la Murta en Alzira, Aigües Vives en Carcaixent, Santa María de la Valldigna en Simat, Sant Jeroni de Cotalba en Alfauir y Corpus Christi en Llutxent por medio del Sendero GR-236, que retoma caminos medievales como el “ Pas del Pobre”.

Y en segundo lugar, La Ruta Dels Borgia, pues el mismísimo Roderic de Borgia, futuro Alejandro VI fue abad del monasterio de Santa María de La Valldigna. El Monasterio se convirtió en un enclave estratégico para la diseminación del conocimiento y un centro agropecuario de gran riqueza. De estilo gótico y barroco, el cenobio ha sufrido a lo largo de los siglos dos terremotos, saqueos  la guerra de las Germanías,  fue incluso convertido en hospital durante la Guerra de la Independencia. Tras la desamortización de Mendizábal en 1835 quedó en una situación de abandono, expolio, quedó  convertido en explotación agrícola. El Claustro del monasterio, tras ser adquirido por un particular, fue trasladado piedra a piedra a una mansión en Torrelodones ( Madrid).

Cuentan las crónicas que fue el rey Jaume II el Just, quién tras conquistar Alicante y Murcia, mientras atravesaba  el Vall D’Alfàndec exclamó asombrado por la frondosidad y belleza del entorno «Vall digna per a un monestir de la vostra religió» y el abad del Monasterio de les Santes Creus contestóVall Digna”. En 1298  el monarca aragonés concedió las tierras del la actual  al abad de Santes Creus para la construcción de un nuevo monasterio cisterciense en las tierras y alquerías alrededor  del Valle D’Alfandec con la finalidad de repoblar con nuevos cristianos estas tierras que eran habitadas por mudéjares. El abad del Real Monasterio de Santa Maria de la Valldigna, se convirtió  en el nuevo Señor feudal del Valle, Castillo de “ Marinyén”, caseríos, poblaciones como Simat, Tavernes, Benifairó, Ràfol … e incluso se le fue otorgado la jurisdicción de las aguas del mar cinco millas más adentro desde el litoral, de ahí que en el escudo del Monasterio aparezca una torre sobre las olas del mar. En tierra sus dominios  se extendieron hasta alquerías situadas en el término de Alzira, Carcaixent y Corbera. 

La importancia de su patrimonio se ve reflejada en el hecho de que el abad era miembro de pleno derecho de las Cortes Valencianas. Podemos destacar los siguientes elementos arquitectónicos; el palacio del Abad, la Iglesia de Santa María, ejemplo del Gótico Valenciano y la fuente de los Tritones, fuente que estuvo ubicada en Viveros en 1930 y trasladada posteriormente al Monasterio de La Valldigna en 2006.

Muy cerca de Simat y del monasterio se encuentra también la mezquita de la Xara, de las pocas que se conservan en pie en la Comunitat Valenciana.

La Ermita de Santa Ana tal y como se le conoce hoy, restaurada recientemente respetando fielmente el estilo morisco de este templo, y de las pocas que se conservan en la Comunitat Valenciana. En 1525 los moriscos fueron obligados a bautizarse y muchos huyeron, y estas tierras fueron repobladas por cristianos viejos.

Os invitamos a descubrir estas joyas arquitectónicas, situadas en el corazón de la terreta, entre fértiles valles prelitorales y las imponentes montañas costeras del Mondúver y Les Agulles de la Serra de Corbera, desde donde se puede has divisar les pitiüses. Un paisaje lleno de esplendorosos palmitos, murta, laureles, pinos, fuentes que dotan a la zona de gran valor botánico. Podremos contemplar con asombro la confluencia entre las últimas estribaciones del sistema ibérico y las primeras montañas del sistema bético. Viajemos en el tiempo, pisemos este señorío feudal, poblado por cristianos y  moriscos que hablaban en lenguas diferentes,  imaginemos cómo era vivir en este vergel, húmedo, abierto al mar y disfrutemos de esta joya de la historia y de la arquitectura valenciana. La guinda de la excursión la pone les pilotetes de la mítica paella d’Hivern!! Y de postre unas buenas clemenvillas, o una navelinas, faltaría más!!

 Hay paraísos muy cerca de ti, disfruta de la terreta!

Toma naturaleza!! Toma naranjas y Clementinas martirinas!


FAVARA, PARAISO ENTRE MAR Y MONTAÑA

FAVARA, PARAISO ENTRE MAR Y MONTAÑA

ARROZALES ENTRE EL MAR DE CULLERA Y LAS MONTAÑAS DE FAVARA

Tan cerca y tan desconocida.

CULLERA, VISTA DESDE FAVARA

Hoy os hablamos de un enclave magnífico entre la Ribera Baixa y La Safor, lugar donde crecen nuestras clementinas, mandarinas, limones… UN PARAÍSO  así que vamos a compartirlo! Desde MARTIRINAS, siempre os animamos a que os llenéis de la fuerza vital de la naturaleza, y que os alimentéis del sol, el mar, el aire y la tierra que nos rodea, porque el sol,  nos alimenta al mismísimo nivel de una paella! Pero  si comemos alimentos vivos y llenos de color, seguro que vivimos la vida con más vitalidad y alegría.

¿Y por qué no aprovechar estos días para salir de la ciudad y alimentarnos de los cuatro elementos de la naturaleza?

SERRA DE CORBERA

Os proponemos una excursión campestre a Favara con parada técnica merecida en Cullera, cuna de la original, Paella de Cullera y su exquisito figatell d’escorpa como gran protagonista. 

PAELLA DE CULLERA

Rumbo a la naturaleza!!

ARENALES DE LAS PLAYAS DE CULLERA

A menos de 50 km dirección sur, sin perder de vista el horizonte del mar, justo donde terminan las últimas estribaciones del Parque Natural de La Albufera, nos encontramos con el municipio de Favara. En los días de invierno, se nota ese grado y medio de diferencia con la ciudad de Valencia, un microclima estupendo que a nuestras naranjas y limones les sienta tan bien.

Un paisaje espectacular

FRONDOSIDAD DE LOS VALLES Y MONTAÑAS DE FAVARA

Imponentes montañas de la Sierra de Corbera  como telón de fondo y al este, una  alfombra de campos de arroz que verdean en los meses de verano, y que en primavera se convierte en un  espejo limpio que refleja un panorama de gran belleza. A sólo seis kilómetros de Favara, se encuentra Cullera, su castillo, su faro y sus playas de arena infinitas. Entre arrozales, en bicicleta  cruzamos un paso a nivel, y entramos en las playas de L’estany y la del Brosquil y su evocadora  Playa del Silenci, un rincón muy hippy y solitario para los amantes de la tranquilidad. 

EL MONTGÓ EN EL HORIZONTE

 Hay dos momentos al años en el que el paraje resulta más impresionante si cabe; durante la Perellonà o inundación de los campos de arroz en la primavera, y en verano, cuando el sol pinta los arrozales y parece que estás en un cuadro del  mismísimo Sorolla, pero incluso parece que podrías estar en Japón o Vietnam.

¿Favara o Favareta?

NARANJAS LLENAS DE VITALIDAD

Favareta tal y como se le conocía antaño, es un pueblo famoso y valencià de soca-rel donde los haya,  y a todos nos viene a la cabeza el famoso hit bakalaero “ Vente de Bareta “ de Ximo Bayo y el célebre “  Virgo de Visanteta” sainete de Bernat i Baldoví, llevado al  cine en el año 1979 por el director Vicente Escrivà. Está claro que hay razones de sobra para visitar Favara.

CLEMENTINAS FRESCAS Y NATURALES

Y no confundir la ruta, que hay otras Favaras, la Favara de Sicilia, cerca de Agrigento y también el pueblo de Favara en la comarca del Matarranya. Se trata de un topónimo árabe que significa” fuente” o lugar de donde emana el agua. De ahí su gran verdor y exuberante vegetación. Favara es sinónimo de rutas senderistas, montañas y valles.

Os contamos los itinerarios y sus lugares más emblemáticos. 

BLAU I VERD

-LA COVA DE LA GALERA, ofrece una ruta senderista de máximo nivel. Situada a 410 metros sobre el nivel del mar. Se encuentra dentro del Paraje de La Serra de Corbera.Fue habitada en la Edad de Bronce y se han hallado herramientas y piezas de cerámica íbera.

-LA CASETA DEL GUARDA  535 metros.

-PLA DE LES SIMETES  408 metros

– PIC DE LA MOLA ( LA RATLLA) 625 metros

-EL BARRANC DEL INFERN

-L’ERMITA DE SANT LLORENÇ

-LA IGLESIA DE SANT ANTONI  dedicada a San Antonio Abad y  construida en 1760.

SEÑALIZACIÓN DE LOS SENDEROS DE FAVARA

Favara os espera! A caminar!! A respirar!!

ENERGÍA VITAL, HIJAS DEL SOL

Lo que más os sorprenderá serán sus maravillosas vistas a la bahía de Cullera, el Golfo de Valencia, el Montgó de Denia y hasta Ibiza!  Y no exageramos. Son valles y montañas repletas de antiguos senderos que comunicaban el monasterio de la Murta con poblaciones como Corbera, Llauri, Favara y con otros monasterios como el de Simat de La Valldigna. Os invitamos a recorrer rutas llenas de historia, sendas secretas y frondosos bosques de pinares, algarrobos, en lo alto y a tus pies,  sotobosque  de  murta, palmito, romero!

Corbera, el paraíso donde cultivamos nuestras Martirinas

Corbera, el paraíso donde cultivamos nuestras Martirinas

 

Cultivar naranjas y clementinas en nuestra tierra es una gran suerte. Dicho de otra manera, es tener la oportunidad, de trabajar rodeados de un imponente paisaje mediterráneo de mar y montaña con mucha historia. Pero el litoral de la Comunidad Valenciana no sería lo mismo, sino fuera por el extenso manto verde de cítricos que bordea la costa. Hoy compartimos con vosotros las sorpresas que esconde este pequeño pero grande rincón de la tierra que os invitamos a visitar.  Hace una semana pudimos disfrutar de la Ruta de Les Fontanelles, organizada por el ayuntamiento de Corbera y su voluntariado medioambiental dentro del marco de Rutas Ambientales de la Ribera y hoy os lo contamos todo.

¿Conoces Corbera? Una joya por descubrir

Corbera sorprende por la majestuosidad de su castillo-fortaleza, la exuberancia de sus sierras, sus montañas y extensas fincas de naranjos que se remontan al periodo modernista .Dentro de la población cabe señalar la belleza de las fachadas de este mismo periodo. A tan sólo unos 40 escasos kilómetros de Valencia, limita al oeste con la ciudad de Alzira y al este con Cullera. Desde la Serra de Corbera, se aprecia unas vistas maravillosas de todo el golfo de Valencia, la Albufera e incluso se divisa el trasiego de los barcos del puerto de la capital. Existen varias rutas paisajísticas y culturales de gran relevancia:La Ruta del Cid, La Ruta de la Naranja y diversos itinerarios para explorar la Sierra de Corbera, tales como la ruta que nos conduce al Paraje Natural Municipal de Les Fontanelles. En el municipio, cabe destacar, la talla gótica de la Virgen del Castillo dentro de la iglesia parroquial de los Santos Vicentes, la Ermita de Sant Miquel, de arquitectura típica de la Reconquista, el poblado Íbero y por supuesto, el imponente castillo, de origen árabe, edificado como fortaleza por los romanos. Corbera, permaneció bajo el poder musulmán hasta el 1248, momento en el cual fue tomada por Jaume I. Al contemplar el Castillo de Corbera (Bien de Interés Cultural), su visión nos transporta al lejano Reino de Granada y su alhambra. De hecho en sus muros existe un inscripción cúfica de alabanza a Alà y destaca también su torre albarrana. Es una parada y punto de sellado del Camino del Cid, ya que se cuenta que el rey musulmán se refugió en esta atalaya tras ser derrotado por el Cid Campeador.

¿Tienes ganas de disfrutar del silencio? Que el mediterráneo te acompañe.

La ruta hacia Les Fontanelles asombra por sus vistas panorámicas de toda la comarca, el horizonte mediterráneo y una fauna y flora de gran valor ecológico y paisajístico. Pasear por Les Fontanelles es respirar el bosque Mediterráneo en vivo. Este paraje dotado de un benigno microclima alberga un ecosistema de gran diversidad medioambiental. En la ruta visitamos un antiguo horno de cal ( Forn de Calç de la Boqueta),La Cova dels Frares, donde los monjes de la orden los Jerónimos pasaban temporadas de recogimiento, y divisamos también La Cova de les Ratetes, que acoge una importante población de murciélagos de morro agudo. Finalmente, pudimos reponer fuerzas en el área habilitada para el descanso, al concluir el itinerario lúdico. Tras llegar a este punto de avituallamiento, algunos intrépidos realizamos la Ruta Circular de casi 4 km de longitud. Existen otros senderos que nos conducen hasta el Cavall Bernat y la Ruta de La Murta.

Una mañana de sol, donde volver al silencio 

Una mañana de sol, mar, deporte, aire puro, en un entorno estratégico y de valor incalculable donde volver al silencio que se disfruta al caminar entre fresnedas, murta, palmito, raïm de pastor, pinos, encinas, laureles y demás vegetación de este hábitat excepcional donde conviven los cítricos rodeados de la más pura esencia mediterránea.

Próximamente, nos iremos de excursión a la vecina Llaurí para seguir descubriendo esta maravillosa tierra. ¡No os lo perdáis!  Mientras tanto, mucha vitamina C para poner buena cara al invierno ; )