¿Cómo debo conservar las naranjas una vez entregadas?

Las naranjas y mandarinas MARTIRINAS se recolectan en su punto óptimo de maduración sin someterse a posteriores tratamientos artificiales  de maduración, coloración o encerado. Al ser naranjas frescas conservan todas sus propiedades y vitaminas con el triple de sabor. A continuación, te explicamos cómo conservarlas:

  1. Sácalas de la caja de cartón de entrega
  2. LUGAR: Busca un lugar fresco y seco de tu casa, o bien una terraza o galería cubiertas, donde puedan estar alejadas de la exposición a olores fuertes, fuentes de calor, los rayos del sol y de la lluvia.
  3. RECIPIENTE BASE: Ahora ya puedes disponer de tus MARTIRINAS en un recipiente grande, donde tengan el espacio necesario entre ellas y las aperturas. Idealmente, puedes utilizar un cesto de mimbre grande.
  4. FRUTERO: Rellena cada día tu frutero con las naranjas que almacenas en tu cesto. Recuerda utiizar un frutero tradicional de mimbre o cualquier material con aperturas.
  5. Si has hecho un pedido grande y vas a tardar en consumir las naranjas, puedes dejar una pequeña parte del pedido en la nevera.